Preguntas
frecuentes
y hechos

Ser un votante informado significa estar al día sobre los hechos de la Medida J y lo que busca lograr para las comunidades negras, latinas y de bajos ingresos. Aquí encontrará las últimas preguntas frecuentes y datos sobre la Medida J.

La Medida J es una medida electoral que enmendaría la constitución del Condado de Los Ángeles para requerir que al menos el 10% de los ingresos controlados localmente (alrededor de mil millones de dólares) se invierta en las comunidades locales y en alternativas al encarcelamiento.

La Medida J es la respuesta a lo que se ha demostrado que es un problema sistémico por un largo tiempo en el proceso presupuestario de nuestro condado: el no financiar nuestras prioridades. Por ejemplo, Alternatives To Encarceration (ATI por sus siglas en ingles) y el programa «Care First, Jails Last» han sido un enfoque del Condado durante los últimos 5 años, pero aún así no pudieron obtener los fondos para avanzar de una manera significativa e impactante. . La Medida J se necesita desde hace mucho tiempo, especialmente para aquellos que viven todos los días con el impacto y los resultados de la falta de fondos para las prioridades del condado de Los Angeles.

Necesitamos una acción audaz y responsable que aborde las desigualdades que han afligido a nuestras comunidades negras y Latinxs durante generaciones. Al asegurarnos de que la financiación ya no se pueda desviar de las prioridades, los programas y los servicios que necesitan estas comunidades, podemos abordar y resolver los problemas desde su raíz. Es hora de un cambio estructural, es hora de la Medida J.

 

Re-Imagine L.A. County es una coalición de defensores, organizaciones comunitarias y vecinos que apoyan la Medida J para deshacerse del encarcelamiento y la vigilancia e invertir en salud, vivienda y empleos para personas marginadas.

Puede encontrar una lista de los endosos de la Medida J aquí.

La Medida J prioriza el 10% de los ingresos controlados localmente (alrededor de mil millones de dólares) para ser invertidos en comunidades locales y en alternativas al encarcelamiento. A diferencia del proceso presupuestario actual, la Medida J requiere un proceso inclusivo y transparente para determinar cómo se asignan estos dólares. La Medida J aclarará que el uso de cualquiera de estos fondos para sistemas carcelarios y cualquier agencia de aplicación de la ley está estrictamente prohibido.

No, la medida NO es un impuesto nuevo. De hecho, la Medida J está LIBRE de cualquier dedicación financiera de los residentes del Condado de Los Ángeles. La medida deja en claro cuáles son nuestras prioridades: cuidado médico, vivienda, empleos, programas para jóvenes y más.

No, la medida creará empleos en el serctor de salud y de vivienda que apoyen las prioridades del condado y del público. La Medida J realmente invierte en trabajadores esenciales y servicios públicos críticos a través de la creación de empleos y asegurando el acceso a la salud y el bienestar mental, y programas para jóvenes, por nombrar algunos. La medida cuenta con el apoyo de miles de trabajadores esenciales y sus sindicatos, como el Southwest Regional Council of Carpenters (Consejo Regional Suroeste de Carpinteros), National Union of Healthcare Workers (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud), Unite Here! Local 11,y la de Red de Frontline Wellness Network.

 

La Medida J aumentará la seguridad de la comunidad al cambiar los fondos del castigo a la prevención. En lugar de gastar $ 500,000,000 al año encarcelando a personas con enfermedades mentales, por ejemplo, la Medida J aumentaría el gasto en atención de salud mental.

No, no lo hace. La medida promueve la transparencia al exigir un proceso presupuestario anual que sea flexible, pero con un marco claro de usos elegibles y no elegibles. La Junta de Supervisores también podría detener los fondos reservados en una emergencia fiscal.

Para que podamos lograr un cambio estructural real, debemos codificar los compromisos en leyes. No podemos confiar en las promesas de los funcionarios que pueden o no estar presentes en unos pocos años. Necesitamos un cambio sistémico duradero codificado en ley ahora.

La Medida J establece que los fondos provendrían de fondos no restringidos en el presupuesto general; no exige que los fondos provengan de ningún departamento específico. Sin embargo, sí establece que para garantizar que los fondos reservados debido a la Medida J se utilicen para cumplir con su propósito, no pueden ser utilizados por los departamentos legales o policiales.

Como parte del proceso inclusivo y transparente estipulado en la Medida J, el condado, con la opinión de los líderes comunitarios, determinaría cómo se asignarían los fondos.

Todas las medidas que los votantes han apoyado, como H, son esenciales para abordar los problemas y construir un condado de L.A. mejor y más fuerte. La Medida J complementa las otras medidas en que es integral en su enfoque: no solo trata un solo síntoma, sino que trata el resfriado entero. Cuando se trata de personas sin hogar, por ejemplo, necesitamos las inversiones de la Medida H, pero también sabemos que hay problemas que conducen a la falta de vivienda (salud mental, desempleo, asequibilidad, etc.) que están todos interconectados. La Medida J permite al Condado financiar programas con un plan integral. La Medida J destruye las separaciones para crear puentes de unidad que lleven a soluciones.

Los fondos de la Medida J se destinarían a financiar programas y servicios que caen dentro de una de dos categorías: Inversión comunitaria directa (es decir: programas de desarrollo juvenil, capacitación laboral y trabajos para personas de bajos ingresos, inversión en pequeñas empresas que son propiedad de minorías, asistencia para el alquiler y vales de vivienda , y viviendas asequibles, etc.) y Alternativas al encarcelamiento (es decir: programas de justicia restaurativa, servicios sin custodia previos al juicio, servicios de salud comunitarios, programas de bienestar y prevención, servicios de tratamiento, programas de reingreso, etc.). El proceso presupuestario para los fondos de la Medida J se determinará anualmente junto con el proceso del presupuesto regular y requerirá un proceso inclusivo y transparente con los miembros de la comunidad.

 

La Medida J contiene un mecanismo de seguridad en la ordenanza de adopción que permite un cuarto quinto voto de la Junta para suspender los fondos reservados en el caso de una emergencia fiscal del condado.

La Medida J reservaría (no generaría) un mínimo de $ 500 millones y hasta $ 800 millones al año cuando se implemente por completo en 4 años.

La Medida J invierte en la atención y en las personas, primero utilizando estrategias comprobadas que fortalecen nuestras comunidades y reducen la necesidad de la participación de la policía.

De manera conservadora, los programas que priorizaría la Medida J actualmente se financian con solo $ 395 millones. Esto se divide en $ 322 millones para inversión comunitaria directa y solo $ 73 millones para Alternativas al encarcelamiento. Lo cual le queda chico a el compromiso del 10% que creemos que es necesario para abordar y cumplir con las prioridades del Condado.

Gracias a su financiamiento flexible y sin restricciones, el condado de Los Ángeles gasta $ 1.75 mil millones al año en procesos de castigos y solo $ 230 millones en la salud, el bienestar y otras prioridades que necesitan nuestras comunidades de color.

La Medida J está en la boleta para esta Elección General, que es el martes 3 de noviembre.

Los votantes registrados en el condado de Los Ángeles pueden votar por la Medida J.

Para ser adoptada, la Medida J requiere 50% + 1 de los votos (o una mayoría simple).

Los centros de votación en el condado de L.A. estarán abiertos para votación anticipada a partir del sábado 24 de octubre hasta el día de las elecciones.

Visite el registrador / secretario del condado de Los Ángeles en https://lavote.net/ para averiguar si está registrado para votar.

El idioma está abajo:

“¿Deberá la medida, asignar anualmente en el presupuesto del Condado no menos del diez por ciento (10%) de los ingresos no restringidos generados localmente del Condado en el fondo general para abordar el impacto desproporcionado de la injusticia racial a través de inversiones comunitarias y alternativas al encarcelamiento y prohibir el uso de esos fondos para sistemas carcelarios y la aplicación por cualquier agencia de la ley como se detalla en la ordenanza que adopta la enmienda propuesta a los estatutos, ¿ser adoptada? »